Monte Blanco

Dorado con irisaciones de piel de limón, brillante y casi luminoso. Así es la imagen de nuestro Monte Blanco. Perseverando, lo conoceremos con un aroma de gran fragancia, con toda la fuerza varietal, con esos recuerdos al monte, a la fruta, al terruño que lo vio nacer. Aromas típicos de fruta de la pasión, anisados y de hinojo. Con un fondo tropical y almibarado y el recuerdo a plantas aromáticas. Un placer que va más allá de los sentidos. Incorpora en la etiqueta el dibujo de un monte que sólo es visible cuando la botella se encuentra a la temperatura óptima para el consumo, a los 10-11ºC
BODEGAS